Cargando...

Moutsouna

«... El traje de baño que usaba tenía el color del cielo.
 El sol me inundaba.
Pisaba la tierra, revuelta con la arena dorada y pequeñas piezas luminosas de esmeril, situadas entre los rieles oxidados de los vagones Aéreos ...
En el borde de Megali Skala (Gran Escalera), estaban todos reunidos. Ensombrecidas sus figuras por la luz, casi  intangibles, pero todos felices y sonrientes.
 Y detrás de ellos el mar ...
 Interminable, cristalino, azul, con las islas pequeñas que surgen en la profundidad del horizonte.
 Miraban hacia mí y me esperaban. Comencé a correr y cada vez aceleraba más, sentía que volaba. Ningún obstáculo. La gente se apartaba. Con un salto en el aire y salté lejos y me tire con la cabeza al agua paradisíaca...
Me despertaron las caricias y los besos de mi madre, que me decía que pasé a la Universidad...”
Matina Margariti.  La “Moutsouna” de mis sueños.

El puerto de Aperathos.

Moutsouna está vinculada con la historia del esmeril en el siglo XX. Su puerto era el centro de carga del esmeril, especialmente hasta la Segunda Guerra Mundial, cuando el esmeril se convirtió en el producto básico de exportación de Grecia.

En el trayecto de Aperathos hacia Moutsouna, tenemos la oportunidad de ver el rumbo del «Enaerio» (Aéreo), del ferrocarril aéreo que transportaba el esmeril de los túneles de su extracción, a través de las montañas, hasta la escalera de carga en el puerto de Moutsouna. El ferrocarril aéreo de las minas de esmeril de Naxos se incluye entre los principales  monumentos industriales de Grecia.

Hoy en día, Moutsouna es principalmente un destino turístico, que puede constituir el centro para una exploración adicional de las costas del este y el sudeste de Naxos, con las hermosas y todavía vírgenes playas y el magnífico paisaje que combina las montañas, el mar y, al frente, las Pequeñas Cícladas.


Sophia Katsourou



Sign up for our newsletters!

The weather now: