Cargando...

Vivlos-Tripodes

Tripodes, el pueblo de los molinos de viento

Molinos inolvidables de mi pueblo querido
Antes daban vida a Tripodes
Ahora en la altura los tres olvidados
Orilla del mar los acaricia un aliento ... ... ...
E. M.  Dimitrokallis

Al volver la mirada hacia el valle con sus pintorescos molinos de viento encaramados en la altura de la colina parecen como una obra pictórica. El pueblo está situado en la parte suroeste de la isla, a lo largo de las hermosas playas de Kastraki, Alyko y Pyrgaki, sin que este carezca de una envidiable playa, la playa de Plaka. Es aún famoso por su historia, la hospitalidad de sus habitantes y sus monumentos arqueológicos como el Paliopyrgos de Plaka, la capilla de San Mateo, Panagia Tripodiotissa, Stavropigi, Plaka.

Con Tripodes sucedió lo mismo que con otros pueblos de Naxos. Al principio parece que existía un asentamiento más antiguo que Tripodes en la costa de la zona de Plaka, como lo demuestran las ruinas del antiguo Pirgo de Plaka y la antigua iglesia de San Mateo. Luego, por temor a los piratas y los ataques devastadores, el asentamiento fue trasladado en lo más recóndito, mientras que la posición actual concluyó durante los años de la dominación de los francos para convertirse en una de las villas más grandes de Livadia, con el nombre Vivlos o Tripodes.

Su nombre está vinculado con el cuento de Pirgos de Plaka. Dicen que hace tiempo, el antiguo rey de Naxos apostó en dos apostó con jóvenes con el fin de que su hija única eligiera al más capacitado como su esposo. Uno de los premios fue la construcción del Pirgo (Torre), y el otro el traslado del agua de Kampones a Chora. Ambos trabajos debían ser llevados a cabo en un día. Los chicos acordaron en que uno hiciera la Torre y el otro el acueducto. Poco antes de anochecer, ambos llegaron simultáneamente al palacio, pero entonces se pusieron a pelear y se mataron entre ellos mismos. La princesa – debido a su tristeza por la pérdida de los jóvenes – juró habitar en la torre y la convirtió en oráculo. En las noches con la luz de las estrellas se sentaba en un banquillo con tres patas y miraba las estrellas Apenas amanecía, bajaba y les decía a todos lo que sucedería con sus vidas. Un día la torre se derrumbó y la chica desapareció. Se trajeron intacto el banquillo de tres patas (trípode) al pueblo y desde ese entonces llaman al pueblo Tripodes. Sobre este banquillo escribieron las primeras reuniones comunales en una Biblia y por esto se llamó Vivlos.

El año 1836 fue dividida en cinco Municipios, entre los que se encontraba el Municipio Vivlos, el cual incluye los pueblos Glinado, Agersani, Trípodes Sagri, Potamia y Melanes. Desde 1912 se crea la comunidad Trípodes-Vivlos, que actualmente tiene 807 habitantes (censo 2001) que se dedican a la agricultura, la ganadería y el turismo. En la entrada del pueblo « Panagia Tripodiotissa » te da la bienvenida. La tradición dice que la misma Virgen indicó el pueblo en donde quería que fuera construido su templo, ya que cuando los habitantes comenzaron a construir la iglesia en Trío, se derrumbaba en la mañana y vieron un candil encendido en el lugar que se encuentra actualmente. Excavaron y hallaron la imagen sagrada. Antiguamente fue uno de los monasterios masculinos más sólidos de la isla. Las inscripciones revelan su antigüedad desde el siglo XVI, mientras que en el sótano se encontraba la escuela hasta la década del 50.

Es un templo de dos naves con famoso tallado en madera. Sus campanas aún necesitan tres pares de manos de hombres para que suenen los domingos y, sobre todo, en la celebración del «novenario de la Virgen», el 23 de agosto. Los residentes locales y los emigrantes extranjeros atenienses la alaban mucho y honran su fiesta con procesión en todo el pueblo. Por la noche sigue la celebración de la fiesta en la plaza del pueblo hasta el amanecer.

Si te encuentras el día en que se festeja «Agia Paraskevi», el 26 de julio, baja hacia su capilla en Plaka y enciende una vela. En el pueblo tiene una gran reputación y el día de su celebración no se trabaja, en honor a su memoria.

Después de la misa, el arenal fabuloso y el mar interminable de Karas te espera.

El que demora en ir de vacaciones y viene de vacaciones en septiembre, la fiesta de Stavropigi, el 14 de septiembre, en la capilla homónima a las afueras de la aldea, en la calle hacia Kastraki, lo compensará. La capilla pintoresca de Stavropigi se eleva blanquecinamente bajo plátanos, adelfas y mimbreras. Antiguamente, por debajo de la capilla salía agua, agua bendita. En verano, todo es perfumado por las plantas silvestres y los rosales de los regadíos cercanos.
 
«Si, en cualquier época el pueblo es bonito», con sus casas blancas, sus monumentos, la famosa hospitalidad de los habitantes, las tiendas, sus hoteles y, también, con sus usos y costumbres tradicionales.

Irini Papadopoulou


   

Sign up for our newsletters!

The weather now: